El timo del Karma

El timo del Karma

Desmontemos la trampa y el engaño, en esta matrix hemos vivido muchos conceptos del karma como castigo, culpa y pago de deudas anteriores con la que nos atraparon. Ahora que conocemos las reglas del juego nos liberamos, lo que realmente existe es el principio de causa y efecto el cual retribuye lo efectuado de forma multiplicada ya que nuestro universo es generoso, Karma-causa y Dharma-efecto, que no es culpa, dolor o castigo, como nos programaron para ser víctimas y nos tergiversaron el lenguaje por más que quisiéramos ser buenos y recibir lo bueno nos engatusaron y recibíamos lo malo y esos entes se llevaban nuestra recompensa, entonces cada pensamiento, palabra, obra u omision que hagamos en coherencia sabiendo realmente hacia donde queremos proyectar nos beneficiaremos del efecto óptimo que elegimos y como ya nos desculpabilizamos y emponderamos dirigimos nuestra existencia.


No pagamos ningún tipo de deuda, ya que no tenemos, más bien esas deudas las tienen los entes que reciben su recompensa de todo lo que nos han robado y se nos devuelven nuestros frutos verdaderos.

imagen | cadena dial

Podemos exijir que todos los frutos y bienes que hemos sembrado nos sean retribuidos de ipsofacto y que se devuelva lo que no nos corresponde..

A todos los que transitamos por el camino de la metafísica nos dieron verdades a medias, nos explicaron los 7 principios de como se rige este universo, solo que nos desviaron para que todo lo que nos correspondía se lo llevaran ellos, por ejemplo: nos implantaron que nos merecemos lo que sembramos cuando en la palabra merecer (a nivel fonético resonante) nos metieron la mierda de la serpiente Mer= serpiente + heces en vez de recibir lo que nos corresponde, hay que eliminar o resignificar el merecimiento, yo recibo siempre lo que me corresponde.

Por ejemplo: cuando siembras una semilla nace un árbol y este cuando crece y se desarrolla genera miles de frutos, así es este universo, por ende lo que tú siembres lo cosechas, antes nos robaban las cosechas y nos dejaban el rastrojo y la basura.

Fuente | Alguien de Monor (Ricardo Yee)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.