Tag Archive los niños son de las mujeres

Teoría bizarra sobre los humanos y sus gilipolleces

Ya hablamos de esto en mi podcast hace algún tiempo pero me ha dado el punto de escribir un rato y he pensado que mejor lo adapto al blog y lo publico.

Animales racionales, pero al fin y al cabo, animales.

El Hombre, visto como animal, solo quiere meterla en cualquier agujero caliente que encuentra a su paso, es una de las principales razones por las que la humanidad (y otras  faunas) a perdurado y existe.

La mujer, vista como animal, desea que la posean y que el hombre más fuerte la proteja con el fin de hacer perdurar sus genes, por esto la mujer que conocemos hoy es mas posesiva y conservadora.
La mujer, cuando está ovulando despide una sustancia que muchos hombres podemos notar como un indeterminado olor que nos pone palotes y contentos, es otra de las causas responsables de nuestra existencia.

lobos

La monogamia es un invento.

La monogamia no existe por naturaleza, es un invento social que se creó para tratar de evitar la pelea.
Si la monogamia fuera algo natural no habría cuernos por parte de ninguno de los sexos pero la realidad es que los cuernos existen en ambas direcciones.

Los celos sí son naturales, nuestro espíritu competidor es responsable de los celos, somos parecidos a los ciervos pero no tenemos tantos cuernos.
Los celos en la mujer tienen su foco en su naturaleza por tener como protector al más fuerte existiendo así la competencia femenina, si mi hombre se reparte por ahí no tendré tantas posibilidades de perdurar que si me lo quedo para mí sola y… a ver… cuanto más fornido y protector sea el hombre que me la clava, más probabilidades tengo de inmortalizar mis genes así que si el año que viene aparece otro mejor, también caerá víctima de mis encantos.

Los celos en el hombre son originados por… a ver, como lo explico, cuantos más agujeros haga a diestro y siniestro, más perdurarán mis genes pero si otro hombre se la clava, puede que no sean mis genes los que perduren así que voy a tener celos.
No obstante si usamos nuestra inteligencia para reconocer esto, los celos desaparecerán y dejaremos de sufrir por situaciones que son naturalmente normales o normalmente naturales pero que en esta sociedad, tal como la conocemos y con los medios que tenemos, pasan a ser una valiente gilipollez innecesaria.

Los niños son de las mujeres.

Esto no es un producto de la era machista que recientemente se ha mermado por campañas de igualdad, es un producto de la condición natural de animales terrestres que somos. El Hombre es más fuerte y va a cazar (o traer la pasta) y defender la casa. La mujer es más sensible y organizada y se queda con los niños para cuidarlos, además irá a la compra (o recoger las piezas cazadas) mientras el hombre se queda en casa (a cargo de los niños) viendo el partido y tomando una cerveza.

¿Parece un párrafo machista?

Vale, voy a hablar de la mayoría de las especies animales:

El macho es más fuerte y va a pillar la comida y a defender su territorio, la hembra cuida las crías y las tiene arropaditas en su regazo mientras el macho se encarga de proteger el conjunto y traer tajadas… ah no, que los machos zampan y se piran con las fauces vacías, vale, pues la hembra va a pillar tajadas de la presa que el macho (y sus colegas del “pueblo”) han matado antes mientras el macho descansa temporalmente con los críos para que la la hembra traiga algo de picar para los pequeños. Aquí el león no ve el partido porque no tiene tele pero es lo de menos.

¿Suena igual de machista? ¿sí?

La política de igualdad.

Me parece muy bien lo de la igualdad y todo eso pero no nos olvidemos de quienes somos y sobre todo dejemos un poquito de hacer política que favorece exclusivamente a mujeres en cuanto a trabajo con tanta organización para solo la mujer.

Otro tema es el maltrato a la mujer, pero… y el maltrato al hombre, qué? ¿no hay? y encima la ley protege solo a la mujer en estos ámbitos.

A pesar de defender estas teorías tan bizarras sobre este tema, yo soy el que hace la comida en mi casa y no pongo cuernos, pero… ella sabe perfectamente que no se los pongo por la pereza que me dan las mujeres ya que la gran mayoría de ellas no me gustan; que no me malinterprete nadie, soy hetero. No me gustan por su excesiva artificialidad justamente por tener tan instaurados en sus cabezas todos esos conceptos e inventos sociales que derrumban de pleno todas mis teorías tan valentonas anteriormente descritas aquí.

Conclusiones más bizarras, si cabe, que los planteamientos.

  • Conclusión superficial: Soy un marido cojonudo y no pongo cuernos (aunque me chisque el bolo) y encima cocino, hago la cama y lavo los cacharros.
  • Conclusión profunda: soy todo un “hijoputa” y encima me enorgullezco de ello pero no dejo de ser un buen marido que no pone cuernos.
  • Conclusión más profunda aún: Los maridos no existen, solo hay hombres, mujeres y niños y cada uno tiene su papel.
  • Ahora que somos inteligentes y tenemos tecnología y medios podíamos aprovechar para disfrutar sin tener la culpa de nada ni llegar a las manos con nadie pero los estándares sociales no nos dejan hacerlo.

*hijoputa: uno que «no se baja del burro» aunque la sociedad lo lleve intentando *varios miles de años.
*Bizarro: Valiente, atrevido, osado, fuerte…

Ahora me viene otra pregunta con respuestas obvias y dispares, *¿unos cuantos miles de años es mucho tiempo o es poco tiempo?

Espero vuestras respuestas y críticas a esta forma de pensar que tengo, así puedo ir refinando el artículo con más y mejores argumentos y/o cambiarlos en caso de haberme equivocado.

Anexo de abril 2010: http://www.elciudadano.cl/2010/03/08/factores-que-contribuyeron-a-la-perdida-del-poder-femenino/

Tags, , , , , , , ,